Una Posada con encanto

e Historia

Bajo el nombre de Posada los Caballeros se encuentra uno de los mejores ejemplos almagreños de vivienda señorial de mediados del siglo XVI.

Típica de la burguesía pujante del siglo XVI integrada por comerciantes ricos, administradores y profesionales liberales, la Posada los Caballeros cuenta con amplias superficies habitables, algunas de ellas hoy desaparecidas, como el corral y las cuadras, y otras acondicionadas para el alojamiento actual, como la bodega.

El corazón de la casa lo forma un amplio patio porticado en sus cuatro lados al que se accede por el zaguán de entrada. En torno a él, amplios corredores distribuyen las estancias de la casa en dos plantas, hoy transformadas en habitaciones de la posada. En el pórtico inferior se emplean columnas de piedra que soportan canes de madera. Las columnas y canes sustentan el entramado de madera, típico de los patios populares, que ilustra el piso superior. 

Desde el patio principal se accede a otro secundario realizado en la actualidad y que ocuparía el espacio dedicado al corral y las cuadras en la casa señorial del siglo XVI. El patio secundario comunica con el comedor, antigua sala donde se guardaba la maquinaria de la bodega, situada en un piso inferior y a la que se accede por una escalera lateral.

Todo ello configura un espacio único, donde el cliente puede disfrutar de la tradición constructiva de Almagro, pues la posada representa a escala reducida la morfología de la ciudad, donde las habitaciones equivalen a las casas, los corredores a las calles y el patio a la plaza. Casa y ciudad se integran así, en un mismo esquema constructivo, igualmente válido para el espacio privado y para el público.